jueves, 15 de mayo de 2008

No finjas que lees, se que te gusta mirar cuando estoy en la habitación despojándome de la ropa después de un arduo día de trabajo,
puedo ver de reojo tu mirada que recorre cada parte de mi cuerpo.
Y yo tan tentadora y sugestiva, estiro cada músculo, diciendo lo tensa y cansada que estoy.
Vamos, que esperas?
Besame la espalda que se que es eso lo que quieres, y después..
deja que el deseo nos indique el paso siguiente.

12 comentarios:

ElPoeta dijo...

La visión de una mujer despojándose de la ropa delante de uno siempre es atractiva, hipnotizadora, por mucho que la hayamos visto... Difícil resistir una invitación como esa. Un beso, amiga querida,
V.

Carlos dijo...

Eres bella desnuda.

amor dijo...

el paso siguiente siempre es el mejor

te beso

amor

Yeli dijo...

Hay quien despoja la ropa de su cuerpo sin desnudar el alma...aún así es divertido!
Un abrazo
Yeli

Lunae dijo...

La hermosura de un cuerpo desnudo...porque aun cuando esta lleno de imperfecciones...sigue siendo perfectamente perfecto...no hay nada más sugerente que un cuerpo de mujer...tenemos ese don :) Me encanto lo que escribiste...porque esta lleno de deseo y sensualidad...esa que siempre encuentro cada vez que te leo mi querida Luna



MOITOS BICOS!!!!!! Buen fin de semana!!!!!

Lina Masaki dijo...

Ah... qué bello es llegar cansada, exhausta de la vida y encontrar ahí, en la cama o en el sofá, a aquel amante fiel, que te venera y te admira como si fueras la cosa más hermosa del mundo.

Bello.
Y tus textos también.
¡Me sigo quedando!

El Titán dijo...

1-Hermoso blog, esa luna me cautivó
2-Siempre el deseo nos escribe de antemano lo que seremos, una negación total cuando llegue el orgasmo...

M@R dijo...

el paso siguiente,,,
mi imaginacion vuela,,,

abrazos,,,

Juan Pablo López dijo...

Si: en esos momentos se debe taclear a la señorita.

Marco Escobedo dijo...

solo la espalda?
yo besaria muchas partes dada la situacion jejeje. besos por alli :)

Carlos dijo...

Dónde andas, Luna mía?? Todo bien???

Beso.

Lolo y Laura dijo...

A quién no le gusta mirar cuando una hembra se despoja de sus trapos, saviendo que dos ojos o más te observan.
Nos ha gustado.
Besos